jueves, 18 de diciembre de 2008

Postal de Navidad


Mi buena y admirada amiga Ester me ha dado permiso para utilizar uno de sus cuadros y con él quiero enviaros mis mejores deseos para que estas fiestas y el año que viene se os llenen, se os desborden, de no-cosas importantes.
Pues eso.


Ideas:

  • Preguntar: "Si las cosas más importantes no son cosas, ¿qué son?"
  • Traducir el mensaje a distintas lenguas y en distintos soportes.
  • Hacer un concurso de postales de Navidad con mensajes distintos y en distintos soportes.

Espero vuestra participación en forma de comentarios a este blog o a mi correo electrónico.
Publicaré los resultados.

4 comentarios:

Joselu dijo...

Como aparece en El principito, las cosas más importantes son invisibles. Esta idea me ha fascinado desde que la leí, y no me canso de reiterarla. Un abrazo, un beso, una mirada, un momento de profunda comprensión, la amistad, la solidaridad, una caricia, una voz alegre... no son cosas y son casi invisibles. Un blog tiene algo de invisibilidad y de esa emoción de lo inaprensible. Un abrazo invisible.

paquerette dijo...

la famille Estadieu dans sa version "light plus"(Lise, Jean-Baptiste, Mathilde, Serge, Fabienne, sans Pauline mais avec Luis et Valentin) ont trinqué à votre santé devant la cheminée et confié leurs meilleurs voeux aux vents de l'Atlantique...

Matilde Martínez Sallés dijo...

Gracias, Joselu, por tus palabras visibles sobre el valor y la belleza de las cosas intangibles. Con el paso del tiempo me hago más y más consciente del valor de lo que no se puede contar, ni medir, ni pesar, ni comprar.

Paquerette: un peu tard (tu sais que je suis toujours éparpillée entre plusieurs choses) je te dis, et dis à la famille - light plus ou king size- que nous avons fait aussi un toast pour vous et que nos voeux, eux, ont filé vers les airs, sous les branches des oliviers.

Esther dijo...

Me encanta tu felicitación de Navidad. Debemos recordar qué es lo esencial para nosotros en estos días en que desviamos la atención en demasiadas ocasiones hacia lo material y lo superfluo.
Os deseo un año pleno de esos momentos esenciales que tan bien ha recapitulado Joselu.